Jornada 35: UD Socuéllamos 1-0 CD Toledo

    Jornada 35: UD Socuéllamos 1-0 CD Toledo

    El Toledo aleja sus posibilidades de jugar el Playoff de ascenso tras caer derrotado por 1-0 en el Paquito Jiménez

    453
    0
    SHARE

    El Toledo aleja sus posibilidades de jugar el Playoff de ascenso tras caer derrotado por 1-0 en el Paquito Jiménez. Una genialidad del delantero del Socuéllamos, Javi Gómez, encumbra el gran partido cosechado por el Toledo, donde una vez más su falta de gol lo ha apeado de la victoria.

    El equipo dirigido por Onésimo llegó a Socuéllamos con todo el material necesario para ofrecer todo una exposición de arte moderno. Pinceles, todo tipo de colores, óleos, todo lo que hay que poner en una buena exposición artística. Sin embargo, la firma y el reconocimiento la puso un rival. Uno de los mejores delanteros de la categoría, como es el caso de Javi Gómez, aprovechó la situación y mostró su espectacular obra de arte para llevarse todos los reconocimientos y lo que es más importante, la victoria.

    En términos futbolísticos, queda mucho más claro decir que el Toledo con una alineación novedosa, pero igualmente competitiva, se ha mostrado superior sobre el terreno de juego ante su “coco” particular. Con Doblas en lugar de Manolo, Adrián en el lateral izquierdo y hombres como Txomin y Roberto fuera de la convocatoria, el Toledo presentó un centro del campo intenso y fuerte que impuso su ley en el Paquito Jiménez al menos hasta el descanso. Prueba de ello, son las ocasiones que los verdes provocaron hacia la meta de Facundo Lupardo, imperial en un alto número de intervenciones. Primero, fue Esnaider a los pocos minutos de juego el que hizo aparecer al guardameta argentino con un potente disparo desde la frontal. El también argentino, Juan Esnaider, luchó hasta el final contra la zaga local siendo un auténtico quebradero de cabeza para ellos. El partido era bronco, pero el Toledo sabía lo que hacía, por lo que las ocasiones seguían llegando teniendo Pablo dos claras que pasarían rozando los palos. Aicart, en un saque de esquina, estrelló el balón en el larguero.

    El Socuéllamos, ajeno a lo que estaba vislumbrando, veía como no tenía el control del partido en ningún momento y su único peligro pasaba por segundas jugadas a través de las bombas que Carlos García enviaba en sus saques de banda. Doblas solo tuvo que intervenir en una ocasión, de forma magistral por cierto, pero la jugada estaba invalidada por fuera de juego. El Toledo había perdonado en la primera mitad y tendría que encarar las dificultades que le otorgaron el segundo tiempo. Ahí fue cuando el Socuéllamos logró impedir que la superioridad visitante fuera tan evidente, logró ensanchar sus líneas y a punto estuvo de sorprender a Doblas cuando Garrido le dribló en el área y falló en su centro hacia Calle. El Toledo, que ni mucho menos había dicho la última palabra, tuvo la réplica en una de las ocasiones más claras del encuentro. Cristóbal, en una de sus pocas intervenciones en el encuentro, envió un buen pase al área que tras dejar pasar Pablo, permitió a Adrián llegar como un rayo, pero su disparo fue enviado a córner por una fantástica maniobra del arquero local, Lupardo.

    Ante lo que no se puede luchar es a genialidades como la que le salió a Javi Gómez. El experimentado delantero de los azulones, controló un difícil balón con el pecho en tres cuartos de campo, y ni siquiera echando un ojo a la portería, mandó un misil de chilena imparable para Toni Doblas. De los mejores goles que se han visto en esta temporada, y porqué no, en la historia de nuestro fútbol. A la altura de los cracks que cobran millones de euros en sus nóminas, Gómez ejecutó una obra de arte significando un jarro de agua fría para el Toledo. Los visitantes, impotentes ante la calidad de semejante golazo, pasaron unos minutos de imprecisión afectados por lo que acababa de ocurrir. Los cambios mandados por Onésimo, Esparza, Rubén Sánchez y Arroyo, lograron volver a espabilar a los suyos en busca del empate.

    Carlos García tuvo el segundo tanto para el Socuéllamos en una contra genial llevada por Calle, pero el remate del lateral diestro de espuela fue detenida por Doblas. A esta ocasión se sucedieron varios córner a favor del Toledo, y dos ocasiones claras de Rubén Sánchez volviéndose este a encontrar con el muro impuesto por las manoplas de Facundo Lupardo. El último detalle del partido y no menos significativo lo representó Cristóbal, cuando fruto de la pasividad que le acompaña perdió un sencillo balón que podía haber sido la última ocasión para los verdiblancos. Un detalle que representa el único aspecto negativo del Toledo junto a la falta de gol, la poca intensidad de Cristóbal Márquez, ajeno a lo plasmado en el campo por sus compañeros.

    Debido a este marcador, el Toledo sale del Playoff a falta de tres jornadas para el final, lo que implica que el cuadro de Onésimo deja de depender de sí mismo, debiendo de ganar los tres encuentros restantes y después esperar un fallo del propio Socuéllamos o el Real Unión.