Jornada 26: CD Ebro 2-2 CD Toledo

    Jornada 26: CD Ebro 2-2 CD Toledo

    Punto valioso el que ha sacado el Toledo lejos del Salto del Caballo en su visita a Zaragoza

    616
    0
    SHARE

    Punto valioso el que ha sacado el Toledo lejos del Salto del Caballo en su visita a Zaragoza. Con muchas bajas en su convocatoria y tras una primera parte para olvidar, los hombres de Onésimo saben reponerse y vuelven a la ciudad imperial con un punto bajo los brazos.

    Se sabía que no era un desplazamiento fácil y mucho menos con las bajas de Cristóbal, Pablo, Willian y Zabal, pero el Toledo tiró de épica al remontar un encuentro que ya parecía perdido. Onésimo decidió cambiar de sistema debido a la agresividad de sus rivales, y sobre todo, a la superficie de césped artificial donde el Ebro hace de su casa un fortín. No le funcionó demasiado bien al Toledo, con la vuelta de Txomin, Esparza y Aicart en el once inicial, además de la no titularidad de Roberto por decisión técnica por primera vez en lo que va de temporada. Solo se había perdido un encuentro el veterano delantero y había sido por lesión. No se sabe si la ausencia de Roberto tuvo algo que ver o no, pero la actitud del Ebro pasó totalmente por encima a la de los verdes. Un inicio arrollador por parte de los locales no hacía más que confirmar la dura batalla que tendrían que pelear los soldados toledanos.

    El Ebro, con un ex verdiblanco en sus filas como es el caso de Alfonso de la Cruz, metía en su área al Toledo con varias ocasiones en los primeros minutos de partido. Manolo tuvo que emplearse a fondo como ya viene siendo habitual en las pasadas jornadas. Tal iba el cántaro a la fuente, que en cosa de poco tiempo el Toledo se vio con el marcador en contra. A los 13 minutos de juego Txema Pan abrió la lata para el conjunto aragonés. Trabajo fácil para el Ebro, que viendo la empanada verdiblanca, decidió dar un paso atrás y jugarle a la contra a un espeso Toledo sin ganas ni profundidad en el encuentro. Gabarre, un auténtico quebradero de cabeza para la zaga visitante junto a Edu García durante gran parte del encuentro, aumentó la ventaja para los maños a escasos 10 minutos del final de la primera mitad. Jokin Esparza protagonizó el único arañazo del conjunto imperial a la meta defendida por Montoya, cuando en el 44′ soltó un disparo mordido que repelió el poste. No habría sido nada justo que el Toledo se metiera en el partido de esa forma tras no haber mostrado ningún argumento hasta el momento.

    Los segundos 45 minutos fueron otra historia. Sobre todo porque el Toledo volvió al 4-4-2, el Toledo volvía a ser el Toledo. Onésimo realizó dos cambios tras la reanudación con la entrada de Roberto y el canterano Álex Pérez por De Lerma y Txomin Barcina. Cualquiera diría que el joven jugador del filial estaba debutando con el club verdiblanco, pues la velocidad y el descaro de Pérez resultaron fundamentales para fomentar la resurrección de un Toledo que estaba muerto. En ello también tuvo que ver Roberto García, siempre tan volcado con su equipo, fue el el encargado de recortar distancias cuando cogió un balón en la frontal del área y lo mandó directo al fondo de las mallas. Roberto García, una vez más, ya van unas cuantas veces a lo largo de la temporada, impulsaba al Toledo para sacar algo positivo de Zaragoza. A partir de entonces, los jugadores verdiblancos se hicieron cargo de llevar la manija del encuentro y además, de arrojar a sus rivales hacia su propio área. Esta situación de los verdes fue recompensada con el tanto del empate, el cual vino gracias a la intervención de Rubén Garcés, que entró con todo cuando el área estaba enbarullada.

    2-2 en el marcador y el mejor del cuadro imperial en lo que quedaba de partido seguiría siendo el canterano Álex Pérez. Conocido de sobra su desparpajo por sus apariciones con el filial, demostraba que podía ser importante en el primer equipo a pesar de su juventud. Finalmente, el Toledo consiguió salvar un punto de oro observando los resultados de sus perseguidores en la jornada, y sobre todo, tras salir vivo de una primera parte desastrosa. Aun así, el Toledo suma con este empate, seis jornadas consecutivas sin conocer la derrota, cuatro victorias y dos empates.