Jornada 24: CF Talavera 0-4 CD Toledo

    Jornada 24: CF Talavera 0-4 CD Toledo

    Goleada verdiblanca en el derbi por excelencia de la provincia toledana

    570
    0
    SHARE
    Foto: Inma Ayala

    Goleada verdiblanca en el derbi por excelencia de la provincia toledana. El Toledo de Onésimo se llevó los tres puntos y la moral de sus rivales por delante con un poderoso 0-4 que deja a los de la ciudad de la cerámica muy tocados.

    El cuadro capitalino disipó todas las dudas de la semana demostrando su total superioridad en el terreno de juego. Sin ser el mejor partido de los de Onésimo, ni mucho menos en el que más ocasiones se han creado, los visitantes pegan un golpe encima de la mesa y golean a su eterno rival. Hay derrotas que escuecen y una de ellas será esta para el Talavera, que no solo acumula 5 fracasos consecutivos sino que observan como han sido humillados ante su afición. Las excusas del cuadro blanquiazul giran en dirección al trío arbitral.

    No empezó bien el Toledo y eso lo vio todo el mundo, al César lo que es del César, y el Talavera supo leer mejor de inicio el planteamiento del partido. Mientras se sucedían los ataques hilvanados por la intensidad local, al Toledo no le quedaba otra que aguantar y esperar un despertar de su centro del campo. Los talaveranos vivieron como el colegiado les anulaba un gol por fuera de juego. En el momento en que Barranco y De Lerma comenzaron a entrar en juego, cada uno con su papel, el Toledo cambió, se hizo dueño del encuentro, el área rival estaba más cerca y su juego era más fluido, gracias también a la labor de protagonismo desempeñada por Rubén Arroyo.

    Txomin que apenas había aparecido en el encuentro fue determinante para provocar dos faltas en un tan solo un minuto. La segunda de ellas, pegada a la línea lateral del área, supuso el primer gol del Toledo con un cabezazo de Roberto. La falta fue botada por Arroyo justo donde necesitaba el espigado delantero del Toledo. Un minuto después llegaría la estocada para el Talavera, cuando Esnaider a la carrera con sus rivales, se deshizo de ellos con un recorte y desde la frontal disparó al primer palo. Imposible para Bernabé y tajante para la afición del Muncipal de El Prado. Cuando todo pintaba mal para los locales tuvieron la esperanza de recortar distancias con otro gol, pero como ocurrió con el primero, también fue anulado. La afición de la ciudad de la cerámica echaba humo y reflejaría su frustración con los colegiados en el camino de estos al túnel de vestuarios.

    En la segunda parte el Toledo seguía sin cuajar su mejor partido del año pero era consciente de como hacer daño al Talavera. Los de Onésimo, ausente del banquillo por su sanción, hurgarían en la herida aun más. El colegiado señaló penalti sobre Roberto y expulsión para Víctor Martínez aumentando así el enfado popular que rondaba en el ambiente. Rubén Arroyo ajustó a la perfección su disparo y anotó la pena máxima para firmar la sentencia. A partir de entonces, el juego del Talavera se quedó en patadas y feas acciones, que no hacían más que mostrar la peor imagen del equipo entrenado por Fran Alcoy.

    Rubén Arroyo pondría la puntilla en el marcador culminando una gran jugada de los verdes y poniendo fin a la obra diseñada por el club imperial. De esta forma, el doblete de Arroyo y los tantos de Esnaider y Roberto reflejan la superioridad verdiblanca sobre sus “rivales” de la provincia. Lástima que esta superioridad quede borrosa por las excusas talaveranas enfocadas a la labor arbitral. Destacando para terminar, la racha de cuatro partidos sin conocer la derrota de un Toledo que parece encauzar todos los caminos hacia su estabilidad, tanto deportiva como financiera.